¡Mi tratamiento capilar no funciona! ¿Qué hago?

Has empezado tu tratamiento capilar con ilusión, pero los primeros días notas algo extraño: la piel de tu cuero cabelludo parece más sensible, quizá sientes algo de picor, tirantez…e incluso te parece que tu pelo ha empeorado.😥

¡Calma! El equipo de SOMOS, con más de 5.000 pacientes visitados a sus espaldas, ha visto muchos casos como el tuyo y puede orientarte en lo que puede estar sucediendo. Así que no te desesperes y ¡sigue leyendo!

El complejo ecosistema del pelo

Para entender cómo funcionan los tratamientos capilares, tenemos que saber que el pelo y el cuero cabelludo son un ecosistema complejo. El pelo en sí es una estructura biológicamente muerta: no así el folículo y la piel que lo sustentan, que son la parte viva.

👆🏻Como la experta tricóloga Eni Gómez afirma, no hay dos pieles iguales, y cada cuero cabelludo cuenta con unas particularidades que son propias y únicas en cada persona.  

El pelo, además, tiene un ciclo de vida propio (del que te hablamos en este artículo) que hay que tener en cuenta cuando abordamos un tratamiento por caída.

Cuando los tratamientos capilares parecen causar una reacción indeseada

Es posible que al empezar un tratamiento contra la caspa, la grasa o el picor, los primeros días el cuero cabelludo presente algo de rojez, picor o tirantez.

El motivo de esto es que la piel, que está acostumbrada a un ecosistema, se “defiende” del activo nuevo con el que entra en contacto.

En los casos de reacciones en tratamientos de grasa, caspa o picor, la piel suele tardar unas 2-3 semanas en adaptarse a los nuevos productos y reequilibrarse.

👉🏻Lo que nos corresponde hacer es observar esta reacción, documentarla con el paso del tiempo y avisar a nuestro especialista si es una reacción muy acusada (que apuntaría a una posible alergia a algún activo de la fórmula del tratamiento) o bien se prolonga en el tiempo.

 

Tratamientos anticaspa.

Podemos observar mayor descamación durante las primeras dos semanas, ya que el producto está desincrustando la caspa acumulada y se observa su desprendimiento. Si esto persistiera más de 4 semanas, convendría revisar el tratamiento. 

Procesos de caída.

Requieren un enfoque distinto debido a las características del ciclo del pelo. Los cambios en el pelo son lentos: ya sabemos que un cabello en fase de crecimiento tarda unos años hasta hacerse adulto.

🔎Al principio de los tratamientos por caída suele suceder lo que llamamos efluvio telógeno. El cuero cabelludo puede reaccionar al tratamiento activando el ciclo del pelo y por tanto, los folículos que se encontraban ya en fase de caída accionan la caída del pelo para generar otro pelo nuevo a continuación. De esta forma, cuando iniciamos un tratamiento para controlar la caída del cabello puede parecer que en las primeras 2 o 3 semanas tenemos menos densidad capilar. Esta caída de “cabellos viejos” o efecto shedding se debería normalizar al cabo de un mes de tratamiento. Es importante no asustarse y pensar que el tratamiento no está dando resultado, ya que se trata de un proceso normal. 

La importancia del equilibrio capilar 

Decíamos al inicio que no hay dos pieles iguales, e insistimos en ello: el mecanismo de respuesta a un tratamiento por parte de cada persona es totalmente particular y personal. Existen pieles más reactivas y sensibles, y otras más “todoterreno”. En cualquier caso, siempre es buena idea procurar que los tratamientos capilares tengan una formulación lo más limpia posible, sin muchos activos a la vez, para conseguir preservar al máximo el equilibrio de nuestro ecosistema capilar. Especialmente si nuestra piel es sensible y reactiva, evitaremos reacciones indeseadas optando por tratamientos menos agresivos y dejándoles su tiempo para actuar.

Los productos de SOMOS están formulados con cuidado teniendo en cuenta los activos necesarios para tratar el problema y a la vez la necesidad de cuidar tu cuero cabelludo. Utilizamos ingredientes naturales de eficacia probada para cada dolencia. 

Si tienes algún problema capilar que deseas resolver, ¡haz nuestro diagnóstico!