Todo sobre las siliconas y los parabenos

Desmintiendo rumores y exponiendo hechos sobre siliconas y parabenos

SOMOS transparentes y queremos que conozcas lo que hay dentro de nuestros productos. 

Y si aquí te hablábamos de los sulfatos y de su ocasional “mala prensa” en el ámbito de la cosmética, hoy le toca el turno a dos ingredientes que no están en nuestros productos, pero de los que se habla mucho en el ámbito de la cosmética: se trata de las siliconas y los parabenos.

¿Qué son las siliconas?

Siliconas y parabenos en tus productos de cosmética capilar, ¿qué significan?

Las siliconas son polímeros no biodegradables, derivados del sílice, que poseen una gran variedad de aplicaciones, tanto en la industria como en la medicina y en la cosmética, ya que se trata de sustancias inertes, resistentes a las altas temperaturas, y de bajo coste. 

Se utilizan siliconas para fabricar un amplio abanico de productos de cuidado personal como bases de maquillaje, geles, champús, acondicionadores y mascarillas para el cabello. Es sencillo identificarlas en el etiquetado porque sus nombres suelen terminar en –one, -xane, -conol, o -xane. Algunos ejemplos de siliconas muy comunes tanto en productos capilares como corporales son:

  • Cyclomentichone
  • Cyclopentasilocane
  • Dimenthicone
  • Dimenthiconol
  • Cetyl Dimentichone
  • Amodimentichone

Las siliconas deben su amplio uso a los siguientes factores: 

  • En champús y suavizantes, suavizan las cutículas y crean un efecto sedoso en el cabello. La “barrera” que proporcionan protege al cabello de agresiones externas como los rayos UVA, el frío, el calor, los secadores, las planchas, tintes…
  • En cosmética facial, ayudan a dejar una piel más lisa y suave, rellenando las arrugas y líneas de expresión. También, permiten una aplicación más suave de los productos en crema porque crean una capa sedosa sobre la piel.

El gran “pero”: el uso de productos con siliconas crea una capa que impide que la piel o el cuero cabelludo respiren y se regeneren naturalmente. Al contrario que los aceites vegetales, las siliconas aportan suavidad pero no nutren el cabello.

🚨Esto puede dar lugar a un sinfín de condiciones capilares como caspa, sequedad, picor, y en general desequilibrio del cuero cabelludo, que no nos interesa si lo que queremos es preservar la salud y el vigor de nuestro pelo. Además, pueden provocar irritaciones en los cueros cabelludos muy sensibles.

Tipos de siliconas

Hay que diferenciar en el grupo de las siliconas dos grandes tipos:  las insolubles en agua y las solubles. Para retirar las insolubles de la piel se necesita el uso de productos con sulfatos, un ingrediente también controvertido del que hemos hablado y que está presente en los champús y productos de cosmética debido a su gran poder de detergencia (= de limpieza).

Las siliconas solubles son las llamadas de última generación, la silicona que está reemplazando a las no solubles, y que se retiran sin esfuerzo con la limpieza diaria.

¿Qué son los parabenos?

Podemos identificar algunos de los compuestos en las etiquetas de los productos sobre todo por su terminación.

Tras el agua, los parabenos (o parabenes) son los ingredientes más utilizados en las formulaciones cosméticas. La misión de los parabenos es la de conservar. Incluidas en los productos cosméticos, estas sustancias mantienen el producto en condiciones adecuadas para el uso, evitando la contaminación por microorganismos.  

Según la página web de la OCU, los parabenos  admitidos por la legislación de cosméticos en Europa son:

  • Methylparaben y ethylparaben: no son motivo de preocupación si se usan en las concentraciones permitidas. Son seguros y eficientes como conservantes. Suelen estar presentes en una baja concentración en los productos: un máximo del 0,4% 
  • Butylparaben y proylparaben: aunque su concentración suele ser baja, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea, SCCS, ha recomendado reducir su límite legal. Recientemente la Comisión Europea ha limitado el uso de estos parabenes al 0.14%, ya sea solos o mezclados. Además se prohíben en productos destinados a la zona del pañal para menores de 3 años, ya que la piel de la zona del pañal puede estar dañada o irritada, lo que aumentaría el riesgo de absorción de estas sustancias.
  • Respecto a otros parabenos menos utilizados, (sopropylparaben e isobutylparaben, phenylparaben, benzylparaben y pentylparaben), la UE prohibió su uso en 2014 considerando que no existe suficiente información sobre sus riesgos.

Siliconas y parabenos en los productos de SOMOS

¡Te informamos con transparencia de los activos y conservantes que utilizamos en nuestros productos para tu pelo!

En SOMOS hemos tomado la decisión de prescindir en la medida de lo posible de estos ingredientes, ya que existe alta controversia a su alrededor y existen alternativas que han tomado relevancia dentro del mundo de la cosmética. Así es como lo hemos abordado::

  • SILICONAS:

En general hemos prescindido de las siliconas, excepto en nuestros productos Mascarilla Acondicionadora Hidratante y Acondicionador Hidratante sin Aclarado, que contienen, además de proteínas para suavizar el cabello, una pequeña cantidad de silicona volátil. Y los hemos sustituido por proteínas de origen natural que nutren a la vez que suavizan y refuerzan la fibra.

  • PARABENOS: 

No utilizamos parabenos como conservantes, sino que lo sustituimos por el fenoxietanol, muy utilizado en cosmética como alternativa. Aunque los parabenos sean seguros, el fenoxietanol es el menos irritante de los conservantes a nuestro alcance y provee de buena tolerancia para la piel y un óptimo grado de conservación de los productos.

Aún así, debemos tener en cuenta que cualquier ingrediente dentro de una fórmula cosmética puede tener impacto negativo, sobre todo a nivel dermatológico, en altas concentraciones.  

Por qué SOMOS tu mejor aliado en tu bienestar capilar

Lo que de verdad nos hace especialistas, más allá de los compuestos que utilizamos en las formulaciones de SOMOS, es nuestra capacidad de recomendarte el tratamiento que más te va a ayudar.  

Haz nuestro diagnóstico gratuito, ¡empieza hoy!.