El pelo y las estaciones del año

Con la llegada de la primavera y el otoño, el pelo cambia. Te contamos cómo.

Seguro que has oído decir alguna vez “en otoño se cae más el pelo”. Quizá, incluso lo has experimentado. Es lo que se conoce como caída estacional. 🍁

Es cierto: las estaciones del año afectan a nuestro cuero cabelludo y nuestro pelo.

Pero ¿sabes de qué manera están relacionados? 🤔

Hemos hablado con la experta tricóloga de SOMOS, Eni Gómez, quien nos ha explicado los mecanismos que están detrás de la caída estacional y en qué momentos podemos esperarla. Y también, cuándo diferenciarla de un problema de alopecia.

¿Qué es la caída estacional?

De forma normal, podemos perder unos 100 cabellos por día: esto es algo común a todas las personas y no es motivo de alarma. En la caída estacional, percibimos como en determinados momentos del año esta caída es más intensa. Podemos llegar a ver más pelos en la ducha o en la almohada, y esto puede alertarnos. Pero en realidad se trata de un fenómeno completamente normal.

Somos animales y nuestro pelo muda

En los mamíferos, el pelo es una estructura que sirve para abrigar. En nuestro caso, los humanos hemos evolucionado para que no sea necesario tener el cuerpo cubierto de pelo, pero sí lo conservamos en la cabeza y cumple una función básica de abrigo y cobertura de la misma.

En verano, el cabello cumple una función esencial que es la de protegernos de la radiación solar, como un “toldo”. Cuando llega el otoño, el pelo nota el cambio en la climatología y adapta su metabolismo. Los cabellos que han servido para taparnos del sol en verano, que son más largos, se caen, dando paso a un tipo de cabello más fino y corto destinado a abrigarnos en invierno. Este pelo crecerá durante todo el invierno.

Las estaciones afectan al metabolismo del cuero cabelludo y del pelo.

La caída del otoño es más visible porque se trata de pelos más largos que mudan, y nos parece que nuestro pelo “se cae más”, pero no tiene por qué ser una caída más intensa: simplemente, se ve más.

¿Qué pasa cuando llega el calor? 

En primavera, el pelo tiene que adaptar su metabolismo del invierno al verano. Equiparándolo a un coche, es como cambiar bruscamente del sentido de marcha hacia adelante a marcha hacia atrás.

 ☀️ Cuando el sol empieza a ser más fuerte y las temperaturas suben, las glándulas sebáceas que han funcionado sobreestimuladas en invierno incentivando el nacimiento de cabello corto  para protegernos del frío moderan su actividad. Esto da paso a una activación de las glándulas sudoríparas. Así que al llega el calor, esos nuevos pelos más finos del invierno tienden a caerse ya que su función ya no es necesaria.

Al ser de pequeño tamaño, se tratará de una caída, en general, poco perceptible.

¿Hay diferencia entre hombres y mujeres? 

A nivel de caída estacional, sí. Los hombres tienden a sudar más que las mujeres, lo que hace que el cabello se seque y debilite más por la acción de los minerales en el cuero cabelludo, fomentando la rotura. Además, al tener habitualmente el pelo más corto, el hombre notará más la pérdida de esos pelos cortos nacidos en invierno. En cambio, la mujer percibirá la muda estacional sobretodo en otoño, también porque lo que perdemos son cabellos más largos y visibles.

Problemas añadidos en la primavera

En primavera puede aumentar la incidencia de picor, sensibilidad e irritación en nuestro cuero cabelludo, ya que es el momento de las alergias. Éstas no sólo afectan al sistema respiratorio, sino también a la piel, incluido el cuero cabelludo. Haz nuestro diagnóstico y coméntanos tus molestias para que te encontremos una solución.

¿Y el ciclo de vida del pelo?

En este artículo te explicábamos el ciclo de vida del pelo y sus fases, y cómo en un momento dado todos los pelos de nuestra cabeza se encuentran en alguna de lasa fases de su ciclo, que lógicamente no es la misma para todos ellos. 

Un folículo capilar sano pasa por 3 fases: 

  • Fase de crecimiento o anágena: el pelo crece
  • Fase de transición o catágena: el pelo detiene su crecimiento
  • Fase de reposo o telógena: el pelo se prepara para caerse y se cae

En situaciones normales, el porcentaje de pelos en cada una de estas 3 fases se distribuye así:  

  • Un 85% de cabellos está en fase anágena
  • un 1% en la fase catágena
  • y un 14% en la fase telógena.

Este proceso discurre en paralelo a la adaptación del pelo a las estaciones del año. Si muchos de tus cabellos coinciden en su fase de regeneración y caída con la muda estacional, percibirás más pérdida de cabellos, pero recuerda: eso no es sinónimo de que tengas alopecia. 

En las personas afectadas por efluvio telógeno, una gran parte del pelo se encuentra en fase de caída, así que se puede apreciar una pérdida incrementada de pelos respecto a los 100 normales por día, y una disminución de la densidad capilar. 

Conclusión

Es importante conocer la mecánica de la muda estacional para estar preparad@s, y también adaptar nuestro tratamiento capilar según la estación del año.

En SOMOS contamos con una amplia experiencia tricológica y te podemos orientar en lo que tu cuero cabelludo y pelo necesitan, tanto en verano como en invierno. ¡Haz nuestro diagnóstico ya!