Mitos y realidades sobre el injerto capilar en hombres (y mujeres)

¿Deja marcas? ¿Es necesario raparse la cabeza? ¿Duele?

Existen muchas dudas alrededor del injerto capilar. 🤔

En este artículo, además de explicarte los básicos, te resolvemos alguna de las  dudas más repetidas sobre el injerto capilar, así como algunas verdades y mitos.

¿Qué es el injerto capilar?

El injerto capilar o trasplante folicular es una técnica quirúrgica que permite repoblar con pelo zonas donde se presenta alopecia o caída intensa del cabello.  Se utiliza pelo del propio paciente para un resultado más natural, y se realiza bajo anestesia local.

Las principales ventajas de este tratamiento son que el paciente es el propio donante y el pelo injertado se queda de forma permanente. Los resultados del injerto capilar son duraderos, si bien se requieren cuidados especiales para mantener el pelo injertado.

El trasplante capilar es el tratamiento quirúrgico que ha generado mayores mitos y prejuicios a lo largo de la historia, a pesar de ser la mejor solución para problemas serios de alopecia o pérdida de cabello.

Te recordamos que a la hora de aplicar un tratamiento capilar, no se puede actuar de forma estandarizada, sino que es indispensable evaluar cada caso individualmente. Algunos pacientes no son candidatos para el injerto capilar generalmente porque no cuentan con una zona donante lo suficientemente nutrida, y necesitan otro tipo de soluciones. Si no sabes cuál es tu caso, puedes hacer nuestro diagnóstico o contactar con nosotros para una asesoría sin compromiso.

¿Por qué se realizan los injertos capilares?

El injerto capilar es un tratamiento en auge que cada vez tiene más demanda. A pesar de que suele ser un tratamiento más demandado en hombres cada vez son más las mujeres que se interesan por este tipo de tratamiento.

 A modo de resumen, se puede decir que el microinjerto capilar es un tratamiento demandado especialmente por hombres que presentan alopecia, aunque también acuden a él mujeres que experimentan una caída intensa del cabello, o pacientes que quieren aumentar el volumen del pelo o cubrir zonas poco pobladas en la barba, las cejas o alguna cicatriz. En algunos otros casos, acuden pacientes que han pasado por un tratamiento de quimioterapia o radioterapia.

¿En qué consiste?


Se trata de una microcirugía, una intervención muy sencilla que en función de cada caso puede necesitar una o dos sesiones.

Es un proceso laborioso, por lo que cada sesión puede durar varias horas, y el tiempo final dependerá de las unidades foliculares del propio paciente, pudiendo extenderse la intervención desde las seis a las doce horas, o incluso necesitar un segundo día consecutivo para finalizar, aunque lo habitual es que dure entre ocho y doce horas.

Existen varias técnicas para implantes capilares, pero consisten en extraer folículos capilares de zonas pobladas para injertarlos en la zona que necesita más pelo, obteniendo así un aspecto denso y natural. Las principales técnicas que se utilizan actualmente son las técnicas FUE, DHI y FUSS.

Técnicas de injerto capilar

Existen tres tipos básicos de técnica de injerto capilar

Técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery)

El método FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) fue la primera técnica de injerto capilar que apareció; sin embargo, está siendo cada vez menos usada por ser bastante invasiva y dejar cicatriz. Con la técnica FUSS se trasplanta pelo a las zonas deseadas mediante la extracción de una banda de cuero cabelludo de una zona donante de la cabeza en la que hay suficiente densidad capilar (usualmente una zona lateral o trasera). 

Técnica FUE (Follicular Extraction Unit).

La técnica FUE (Follicular Extraction Unit) es probablemente la técnica más famosa en la actualidad. La técnica FUE permite tratar de forma efectiva alopecias y casos de calvicie tanto en hombres como en mujeres. Se trata de un método mínimamente invasivo de injerto capilar que se basa en la extracción de unidades foliculares (grupos de cabellos) que se manipulan para implantar los folículos uno a uno.

Técnica DHI (Direct Hair Implantation)

Con la avanzada técnica DHI (Direct Hair Implantation) se consigue realizar la extracción y la implantación del nuevo folículo capilar al mismo tiempo. Esta es su principal ventaja:  la supervivencia de los folículos es mayor por estar fuera de la cabeza menos tiempo y el tiempo de recuperación se acorta. Este proceso se realiza mediante un avanzado instrumental llamado “implanter”  (Choi Implanter Pen) en forma de aguja hueca que se conecta a un cilindro y a un dispositivo para realizar el injerto en el cuero cabelludo.

Esta técnica presenta aspectos a tener en cuenta. En primer lugar, al ser el instrumental tan específico, necesitas tener mucho cuidado con la elección del especialista que lo va a realizar. En segundo lugar, este método sólo se recomienda para injertos en zonas de poca extensión (máximo de 3.000 folículos) por lo que no es recomendable en casos de calvicie total o avanzada.

Verdades sobre el injerto capilar 

  • ¿Se puede realizar tanto en hombres como en mujeres?

VERDADERO. El injerto capilar trata la alopecia tanto masculina como femenina. Esta afección no entiende de sexos a pesar de que el tema se ha generalizado siempre alrededor de los hombres. El injerto puede ser una muy buena solución para las mujeres ya que el cabello trasplantado no tiene receptores hormonales, y por tanto, no se cae. Sin embargo, y como la especialista Eni Gómez señala, en el caso de las mujeres existe otro tipo de afectaciones hormonales que pueden reducir el impacto del injerto.

  • ¿El injerto capilar puede tratar la alopecia genética?

VERDADERO. Aunque la alopecia sea genética o hereditaria, hay solución para ello. El injerto capilar es una solución perfecta para la alopecia androgenética.

  • ¿Se puede realizar la intervención en cualquier época del año? 

VERDADERO. Se suele recomendar Otoño, Invierno o principios de la Primavera como mejores épocas para realizar esta intervención ya que en las primeras semanas es recomendable que no  dé el sol a la zona microinjertada, también huir del exceso de sudoración o transpiración de los meses de más calor.

Sin embargo, los períodos vacacionales se concentran en verano que es una época ideal para muchos que buscan discreción. Tomando las precauciones pertinentes, al tratarse de una intervención ambulatoria, el paciente puede realizar una vida normal desde el primer momento, con independencia de la época del año que sea. 

  • ¿Es una solución al alcance de todos?

VERDADERO. Hoy en día cualquier persona que quiera recuperar su pelo puede optar por un Microinjerto (siempre que el especialista lo haya aconsejado y sea viable, insistimos). En SOMOS colaboramos con clínicas que ofrecen la financiación necesaria para que el dinero no sea un obstáculo a la hora de elegir un tratamiento para la alopecia que te ayude a recuperar tu imagen. 

Algunos falsos mitos sobre el injerto capilar

  • ¿Es necesario estar completamente calvo para hacerse un injerto? 

FALSO. De hecho, si se hace en este caso, conseguir resultados extraordinarios es mucho más difícil. Es de gran ayuda para el éxito del tratamiento  contar con pelo en la zona baja de la cabeza ya que de ahí se podrán extraer folículos para los injertos.

  • ¿Hay limitaciones de edad para realizarse un injerto?

FALSO . Es un hecho que la mejor edad para realizar un trasplante capilar está entre los 30 y los 40 años, pero los injertos capilares se pueden hacer desde los 18 años a los 90.

  • ¿Deja marcas o cicatrices en la cabeza? 

FALSO. Todo dependerá del tipo de operación. Las técnicas modernas (FUE y DHI) no son invasivas, y si la intervención es realizada por profesionales cualificados, las cicatrices probablemente sean inexistentes.

  • ¿Es doloroso? 

FALSO. El tratamiento de trasplante capilar no tiene porqué producir dolor, más allá de la punción de la anestesia. De hecho, gracias al uso de la anestesia local los pacientes no sienten dolor o molestias. El postoperatorio tampoco tiene porqué serlo ya que recomendamos y pautamos tomar algún tipo de analgesia. Tras 48 horas, se puede hacer vida normal, tan solo habrá que esperar un mes para poder realizar deporte.

  • ¿El pelo que se injerta se cae y no crece?

FALSO. Lo que se trasplanta, es el folículo capilar, no el pelo, estos folículos de la zona donante están genéticamente programados para crecer toda la vida (poseen receptores hormonales que no se ven afectados por la hiperactividad enzimática) y crecerá hasta que lo cortemos sin volver a caerse.

  • ¿El injerto soluciona la alopecia en toda la cabeza, incluso en la zona no injertada?

FALSO. La intervención va a repoblar una zona concreta, pero el resto de folículos en el cuero cabelludo siguen su ritmo habitual, así que será necesario seguir con el tratamiento de mantenimiento o regeneración más adecuado en cada caso. De ahí la importancia de realizar la intervención cuando hay una estabilización de la caída en una zona concreta, que además acostumbra a ser la frontal o la coronilla, las más visibles 

Consulta con los mejores especialistas en injerto 

En SOMOS te acompañamos desde el diagnóstico de tu caída capilar, hasta la asesoría y tratamientos pre y post injerto.

Consúltanos sin compromiso.